Creciendo con tu bebé
Alimentación

Nueva etapa: tu bebé y los alimentos sólidos

Durante esta etapa se incorporan los alimentos sólidos. Tu bebé, que ahora comienza a manejar el tenedor y la cuchara, tiene más autonomía mientras descubre nuevos sabores y texturas. Todo lo que tenés que saber está en este artículo.

Nueva etapa: tu bebé y los alimentos sólidos

Desde que comenzó a ingerir otros alimentos fuera de la leche materna o la leche de adaptación, tu bebé ha ido incorporando otras comidas, como los cereales o el puré. En este momento, el objetivo es que adquiera la idea de los alimentos sólidos y que le facilites el pasaje para que pueda comer con el resto de la familia.

Lo que sucede en esta etapa

  • Al llegar al año, los alimentos sólidos constituyen una proporción significativa en la nutrición de tu bebé (más del 50%). Y sus habilidades para alimentarse irán creciendo acordes a esto. Naturalmente, en este período, será más fácil para tu hijo tragar la comida; tendrá más dientes, lo que le permitirá masticar alimentos sólidos.
  • A los nueve meses, probablemente tu bebé tratará de comer solo con una cuchara, aunque sin mucho éxito, derramará comida sobre su babero y hasta en el piso. A esta edad ya tiene la habilidad de tomar cosas con los dedos, y en este caso, aprovechará para empezar a comer solo.
  • Terminando el décimo mes, ya podrá llevar la cuchara a su boca. 

Nuevos alimentos se suman a la dieta

Aquí es cuando llega el momento justo para que le introduzcas una mayor variedad de comida.

  • Avena.
  • Pastas: podés combinarlas con otros alimentos, por ejemplo queso.
  • Legumbres.
  • Verduras cortadas.
  • Carnes blandas y pollo. Una forma para que se los des es picándolos o moliéndolos. También se los podés ofrecer cortados en piezas muy pequeñas.

¿Qué alimentos evitar?

  • Cafeína: presente en el té y el café, libera estimulantes que pueden provocar malhumor e hiperactividad en los niños. Te recomendamos que no le des estas bebidas hasta los seis o siete años.
  • Hamburguesas: en este caso, las compradas envasadas o las de las cadenas de comida rápida, poseen un alto grado de grasas saturadas y aditivos químicos.
  • Jugos concentrados y gaseosas: tienen en común el sabor dulce. Y el azúcar no debe estar en la dieta de tu bebé. Además, las gaseosas suelen tener cafeína en su composición. Los jugos concentrados tienen aditivos químicos.
  • Azúcar: es un hidrato de carbono que aporta calorías vacías y carece por completo de valor nutritivo.

Recordá consultar con tu pediatra si tenés alguna inquietud, él es quién más sabe sobre la salud de tu bebé.

compartir
facebook
twitter
email
facebook
twitter
whatsapp