Creciendo con tu bebé
Preguntas frecuentes

Tu bebé gatea: ¿cómo protegerlo de raspaduras?

A partir de los 6 meses el bebé comienza a gatear y a descubrir un mundo nuevo. El bebé suele estar en el suelo exponiendo al roce los brazos, las rodillas y las entrepiernas. Estas áreas comienzan a tener cada vez mayor fricción ocasionando paspaduras o “dermatitis de contacto”.

Tu bebé gatea: ¿cómo protegerlo de raspaduras?

¿Cómo me doy cuenta?

Puede que notes que la piel de tu bebé se enrojece, cambia su contextura volviéndose más seca o más húmeda. Estas lesiones causan picazón y ardor que, si bien es una forma menor del dolor, causa molestia e incomoda al bebé. Por este motivo, es importante tratar el área afectada con productos especiales indicados por pediatras y mantener la hidratación de la piel.

¿Por qué se producen?

Básicamente por “roce”, por contacto con pasto, con tierra, con pisos secos y con pisos húmedos. Siempre recordá que el niño debe tener una “predisposición” especial para responder de esta manera, mientras que otros no la tienen. Algunos lo hacen fácilmente y se llaman chicos atópicos. Aproximadamente 1 de cada 5 niños presenta este tipo de reacción de la piel al roce (20%). 

¿Qué es una paspadura?

Es una dermatitis leve. Un enrojecimiento localizado de la piel. Es la primera etapa de una piel que está sufriendo una lesión y es necesario tratarla para que no avance.

¿Qué tipo de gravedad puede alcanzar?

La paspadura se puede poner seca, luego húmeda (se eccematiza) y se puede infectar tanto por bacterias (impétigo) como por hongos (micosis), produciéndose por contaminación externa o por autoinfecciones del mismo bebé (frecuentemente ante la picazón, los bebés se rascan con las uñas sucias).

¿Cómo puede evitarse, especialmente en bebés?

A los bebés hay que ponerles, en principio, siempre ropa de algodón o de hilo, y cubrir toda la superficie corporal, en especial las zonas de roce. 
En épocas cálidas, al tener menos ropas, prestar mucha atención a los lugares donde el chico gatea, en qué tipo de superficie lo hace. Tal vez el bebé en la casa no se brote, pero al ir a la plaza (pasto o arenero) o a un patio externo, sí lo hace. Esto se llama “causa-efecto”, y lo que hay que hacer es evitar que el niño gatee en tales lugares.

¿Cómo se puede tratar, dado que el bebé continúa moviéndose?

Además de evitar los lugares ya detectados, al comenzar los signos de irritación en la piel comenzar el tratamiento de la lesión, colocando talcos o Hipoglós cuidado diario que eviten paspaduras (que contengan óxido de zinc y vitamina A).
Básicamente humectar la piel permanentemente, con emulsiones hidratantes reconocidas y recomendadas por el pediatra.

¿Cómo aliviar el ardor?

A los bebés y niños estas lesiones principalmente “les pican”. El “ardor” es una forma menor del dolor, por lo cual el punto de la hidratación permanente de la piel es esencial. Pero muchas veces con esto no alcanza, al concurrir al médico, este le podrá indicar alguna pomada con corticoides suaves y por poco tiempo, o agregar algún jarabe antihistamínico para disminuir la sensación de picazón, evitando que el bebé se rasque continuamente.

Recordá consultar con tu pediatra si tenés alguna inquietud, él es quién más sabe sobre la salud de tu bebé.

compartir
facebook
twitter
email
facebook
twitter
whatsapp