Creciendo con tu bebé
Protección y Vínculo

Piel del bebé: irritaciones, alergias y picaduras

La piel de tu bebé es muy sensible. Incluso, a veces la fricción de la ropa hace que aparezca brotada. Otras veces los mosquitos y otros insectos se ensañan con tu bebé. Acá te contamos los recaudos que tenés que tomar para proteger su delicada piel.

Piel del bebé: irritaciones, alergias y picaduras

Irritaciones

El calor, en especial en los climas húmedos, hace que los poros de la piel de tu bebé se obstruyan y aparezcan unos pequeños granos rosados llamados sudaminas. Son totalmente inocuos y desaparecen, o sólo permanecen en los pliegues de la piel.

Las alergias

La mayoría de ellas se producen por exposición a sustancias que se encuentran en el ambiente, llamadas alérgenos. Además de provocar una acción irritativa e inflamatoria de las vías aéreas superiores (rinitis, conjuntivitis) o inferiores (asma), los alérgenos pueden causar urticaria y eczemas en la piel.
Para prevenir o disminuir la exposición a los alérgenos te recomendamos que:

  • Limpies el piso con trapo húmedo. 
  • Uses aspiradora en las alfombras. 
  • Tengas pocos muebles y libros en el dormitorio de tu bebé. 
  • Laves con frecuencia las sábanas, frazadas, cortinas y muñecos de peluche de tu bebé. 
  • Cubras el colchón y las almohadas con fundas impermeables de tela de avión. 
  • Ventiles regularmente las habitaciones. 
  • Preferentemente, no coloques alfombras. 
  • Intentá que los animales domésticos estén fuera de la casa o si están adentro, que no duerman ni permanezcan en el cuarto del bebé. 
  • Erradicá la presencia de cucarachas. 
  • No fumes en la casa. 
  • Vigilá el uso de productos de limpieza y desodorantes de ambientes. En caso de que los uses, ventilá el ambiente en forma adecuada. 
  • Recordá que la lactancia materna protege a tu bebé de las posibles alergias.

¿Cómo luchar contra los insectos?

  • Usá lociones insecticidas con moderación y aplicalas sobre la ropa de tu bebé y a su alrededor, pero no directamente sobre su piel. Usá tules y mosquiteros. Repetí la aplicación cada 4 ó 5 horas.  
  • No son del todo recomendables los repelentes que tienen una sustancia llamada n-dietil-m-toluamida (DEET). Tampoco son aconsejables los aerosoles que poseen órgano-fosforados en ambientes cerrados en donde se encuentre el bebé. 
  •  Los más recomendables son las cremas y lociones a base de citronella. Estas sí se pueden aplicar directamente sobre la piel de tu bebé. 
  • Las pastillas que se conectan a la corriente eléctrica mediante dispositivos especiales pueden ser útiles si los bebés permanecen en la casa, lo mismo que los mosquiteros en todas las ventanas y los especiales para la cuna.

* Te aconsejamos que ante cualquier duda consultes siempre a tu médico pediatra.

Recordá consultar con tu pediatra si tenés alguna inquietud, él es quién más sabe sobre la salud de tu bebé.

compartir
facebook
twitter
email
facebook
twitter
whatsapp