Creciendo con tu bebé
Alimentación

Alimentación a partir del año: ¿qué sí y qué no?

Más camina, más independencia tiene y más calorías quema. Cuál es la ingesta recomendada y qué alimentos se deben evitar en esta etapa. Conocelos todos acá.

Alimentación a partir del año: ¿qué sí y qué no?

La alimentación debe acompañar estos nuevos movimientos que llegan a partir del año y que le hacen quemar más calorías a tu bebé. A partir de ahora debe realizar al menos cuatro comidas y dos colaciones diarias. Los bebés que todavía disfrutan de la lactancia materna en general la toman en el momento del desayuno y es también la última comida del día, antes de irse a dormir.

En este período terminan de incorporar alimentos hasta ahora vedados. Es también cuando pueden compartir la mesa familiar, y aunque sea pisado, pueden comer lo mismo que están comiendo los padres. Esta es una forma de integración muy buena para el niño y una forma de educarlo en la mesa, en el uso del tenedor o la cuchara, ya que el bebé está en plena etapa de aprendizaje de la autoalimentación.

Algunas recomendaciones

  • Acostumbralo a beber agua, jugos naturales y leche cuando tiene sed. Evitá los jugos concentrados y las bebidas gaseosas.
  • Dale frutas en las colaciones y como postre después de las comidas.
  • Incorporá hortalizas en las comidas, cocidas al vapor, a baño María o hervidas.
  • Tu bebé tiene que comer diferentes alimentos en cada ingesta, especialmente en el almuerzo y la cena.
  • Las proteínas juegan un papel fundamental para un crecimiento sano del bebé. Carnes rojas, pescados, huevos y granos deben formar parte de la dieta, bajo diversas preparaciones y modos de cocción.
  • Los chicos imitan nuestras conductas. Si los padres no consumen frutas y verduras, el niño tampoco las comerá.
  • Evitá el consumo de dulces y de comida con grasas. Tené a mano comida saludable como frutas, vegetales crudos, galletas bajas en grasas y yogur para que tus hijos coman un bocado entre comidas.
  • El apetito del niño es variable. Algunas comidas serán más abundantes que otras. No fuerces a los niños a comer más de lo que quieren.
  • Ofrecele leche y yogures enteros, en los primeros años necesitan las calorías extras de la leche entera para crecer. Pasá a la leche descremada una vez que te lo indique el pediatra.
  • Involucrá a tu hijo en la compra y preparación de los alimentos. Es una buena forma de que el niño se familiarice con alimentos nuevos y se interese por ellos.
  • No agregues más azúcar a los alimentos y bebidas si no lo necesitan.
  • No acostumbres a tus hijos a comer sal de más: no agregues tanta a la comida y no dejes el salero en la mesa. Muchos pediatras recomiendan directamente no agregar sal a los alimentos de los niños.
  • Evitá utilizar los alimentos a modo de premios o castigos.

Alerta golosinas

Uno de los problemas de los papás de niños de un año es que en general es en este momento cuando comienzan a ir a cumpleaños y prueban las golosinas. Y es difícil que a un chico no le gusten los caramelos y los chupetines. Es importante tener control sobre lo que comen cuando asisten a este tipo de eventos.

Sabores saludables

  • Abastecete de bocadillos saludables que puedan estar picando durante el día:
  • Pan y galletas untadas con queso blanco. 
  • Barritas de arroz inflado, galletas de avena o palitos de pan.
  • Frutas frescas o secas.
  • Yogures.
  • Zanahorias, ramitas de apio, tomates cherry o cualquier otro vegetal fresco con algún aderezo nutritivo.
  • Cereales y pochoclo sin azúcar.
  • Agua, leche o jugo de frutas.

Tené en cuenta

Educar en la alimentación a los niños es fundamental para evitar posteriores problemas, como la obesidad, la diabetes infantil o las caries. Un niño sano es un niño que puede disfrutar de las cosas a pleno, pero sin hacerse daño.

Recordá consultar con tu pediatra si tenés alguna inquietud, él es quién más sabe sobre la salud de tu bebé.

compartir
facebook
twitter
email
facebook
twitter
whatsapp