Creciendo con tu bebé
Estimulación

¡A jugar!: tips sobre juguetes infantiles

Jugar es una actividad imprescindible para su buen desarrollo físico y psíquico. Buscá juguetes que estimulen la motricidad, el habla y la concentración para que tu hijo aprenda y desarrolle su imaginación, el interés por el mundo y el conocimiento. Enterate cómo, acá.

¡A jugar!: tips sobre juguetes infantiles

El largo proceso de independencia, que inicia tu hijo a partir del año de edad, está fuertemente marcado por la aparición del espacio de juego. Cuando es pequeño, el objetivo de jugar no es la diversión, sino algo mucho más relevante y trascendente: conocer y comprender ese complejo mundo en el que vive. Existe, también, una estrecha relación entre el juego y la adquisición del habla.

La elección de los juguetes adecuados es importante ya que guiarán un recorrido divertido, tanto para vos como para él.

Los juguetes ideales para esta etapa son:

  • Papeles, plastilinas, marcadores y todo lo que estimule su motricidad fina. Con las diferentes texturas, además, podrá explorar nuevas sensaciones y colores. Por su parte, la plastilina (o masa) es ideal para que descargue ansiedades.
  • Bloques para construir. Tu hijo los usará para representar objetos como edificios, torres, autos, etc.
  • Muñecas/os. Los usará para representar el proceso de socialización, es decir, amigos, ayudantes, héroes o villanos.
  • Libros. Los cuentos cortos, con secuencias breves y el predominio de imágenes es muy importante en el desarrollo del lenguaje. La lectura le permitirá aprender nuevo vocabulario y ampliar su mundo. Los chicos a esta edad entienden y memorizan mucho más de lo que pueden expresar, algo que se pone en evidencia cuando, tiempo después, son capaces de generar frases o identificar realidades que vieron o escucharon en un cuento, sin siquiera darse cuenta de ello.
  • Objetos cotidianos que no son juguetes también son elementos que pueden servir para tu hijo. Podés convertir una caja de zapatos en la cama de una muñeca y una caja de fósforos, en un autito de carrera. Por eso, es importante que guardes un espacio importante para la imaginación, que con estos recursos se incita más que nunca.
  • La recreación de situaciones concretas también se vincula a la imaginación y resultará una herramienta útil para vos. Jugar al médico, por ejemplo, le permitirá prepararse para cuando él vaya al doctor y así tenga menos miedo. A su vez, hay varias salidas recreativas que son formas de juego y resultan ideales para esta edad.
  •  La plaza. Es el espacio de socialización por excelencia. Allí entrará en contacto con otros chicos y pondrá en práctica nuevas destrezas físicas como trepar, deslizarse o balancearse.
  • El zoológico. Lo acercará al mundo animal y le permitirá aprender vocabulario nuevo. Es una actividad estimulante para todos los sentidos.
  • Un espectáculo de títeres. Te recomendamos que sea corto (no más de media hora), ya que es difícil que tu pequeño hijo se concentre durante un período extendido de tiempo.

Algunos consejos

  • Evitá comprar juguetes para satisfacer un capricho, como premio, o para “comprar” el amor de tu hijo.
  • Una excesiva cantidad de juguetes no logra que él les preste atención.
  • Aunque hasta los dos años es difícil que tu bebé preste los juguetes a sus hermanos, el valor de compartir debe estar siempre presente.
  • A medida que crece, y desde que es chiquito, es importante que lo acostumbres a que los juguetes cambian. Podés ir regalando los que ya no use, pero siempre con su consentimiento y tratando de que entienda que así permite que otros chicos también jueguen.

Recordá consultar con tu pediatra si tenés alguna inquietud, él es quién más sabe sobre la salud de tu bebé.

compartir
facebook
twitter
email
facebook
twitter
whatsapp