Creciendo con tu bebé
Evolución

Mamá vuelve al trabajo: cómo afrontar este momento

Se acaba la licencia por maternidad y están las mamás que no ven la hora de retomar la vida profesional y las que, por el contrario, no quieren despegarse de sus bebés ni un segundo. ¿Cómo saber qué es lo mejor? ¿Cómo organizarse? Acá te contamos todo lo que tenés que saber para atravesar este momento tan especial.

Mamá vuelve al trabajo: cómo afrontar este momento

Chau pantuflas, chau tardes mirando tele. Muchas mamás sienten el fin de la licencia por maternidad como una liberación. Pensar en los problemas de la oficina, en que la presentación no esté lista o en llegar tarde a una reunión parecen salvavidas a una vida tan compleja como son los primeros meses de la maternidad. Sin embargo, otras mamás viven este momento como una verdadera pesadilla. Miedos, inseguridades, y un tsunami emocional pueden aparecer en este momento.

Cuando finaliza la licencia las madres tienen las siguientes opciones:

  • Volver a trabajar y acceder al derecho de dos pausas diarias de 30 minutos cada una para amamantar a su bebé (algunas empresas permiten acumular esas dos pausas para retirarse del trabajo una hora antes).
  • Solicitar una extensión de la licencia sin goce de sueldo. La excedencia es una suspensión de la relación laboral, sin goce de sueldo, pero se conserva la fuente de trabajo. Para hacer uso de este beneficio, la mujer debe notificar a su empleador 48 horas antes de que finalice la licencia por maternidad.
  • La compensación por cese de relación laboral. Si la mamá elige no volver a trabajar puede ejercer lo que se llama “compensación por cese”, la posibilidad de que la mamá que tenga una antigüedad mínima de un año en la empresa y continúe residiendo en el país, pueda optar por extinguir el contrato de trabajo, percibiendo una compensación por tiempo de servicios.

Trabajo y maternidad son compatibles

La maternidad y el trabajo son sumamente compatibles. Si no, pensá en los millones de mamás que hacen las dos cosas. Lo importante es organizarse con tiempo y contar con una ayuda valiosa, haciendo una severa elección previa.

Es normal que aparezcan sentimientos de culpa, para hacerlos desaparecer es importante preguntarse acerca de los verdaderos motivos que impulsan la vuelta al trabajo: ¿es por necesidad?; ¿es para no perder ese lugar que tanto costó conseguir?; ¿es para no defraudar a otros?

Hay que  visualizar los posibles escenarios: imaginarse alejándose del bebé paulatinamente, y observando qué dice tu cuerpo y tu alma. También es conveniente darse una vuelta por el trabajo antes de volver para ver qué sentimientos aparecen. Es importante darle relevancia a todas las emociones que aparezcan sin minimizarlas. Por el contrario, que se maximicen, porque en definitiva tendrás que atravesar esta nueva etapa junto con tu bebé, que tendrá que aprender a extrañarte, a esperarte, y a vivir sin tu presencia algunas horas al día.

La organización es fundamental

Están las mamás que trabajan por su cuenta y las que trabajan en relación de dependencia. Para cada una de ellas hay una forma diferente de encarar este momento.
Para las mamás que trabajan por su cuenta, la vuelta al trabajo puede resultar poco compleja ya que tienen la posibilidad de manejar sus horarios. Esto les da la posibilidad de mantener aquellas actividades que realizan, como hacer natación con el bebé, o seguir su clase de gimnasia, o continuar con el grupo de crianza. A la vez, estas mamás deberán encontrar la manera de estar en casa sin estar pendiente de su bebé. Buscar un espacio fuera de la casa mientras alguien cuida al bebé puede ser una opción. 
Para aquellas mamás que trabajan en relación de dependencia, donde los horarios son más estrictos y menos flexibles, es necesario tener en cuenta muchas cosas para estar bien organizadas, como la elección de las personas que cuidarán del bebé, por ejemplo, si ambas abuelas participarán del cuidado, o la cuidadosa elección del jardín maternal o guardería.

¿Cómo continuar la lactancia?

Si el bebé toma el pecho, se puede continuar con la lactancia y trabajar. Hay muchas maneras de hacerlo y, si se necesita ayuda adicional, expertas en lactancia podrán orientarte.
A cada mamá le llevará su tiempo encontrar la mejor decisión para su caso, pero será más fácil y rápido lograrlo si actúa con la certeza de que hace lo que debe y lo que puede, sin descuidar lo que más ama en el mundo.

Recordá consultar con tu pediatra si tenés alguna inquietud, él es quién más sabe sobre la salud de tu bebé.

compartir
facebook
twitter
email
facebook
twitter
whatsapp