Creciendo con tu bebé
Protección y Vínculo

Guarderías: ¿es mejor inscribirlo o reforzar el vínculo materno?

¿Inscribo a mi bebé en una guardería o extiendo la licencia por maternidad para reforzar nuestros vínculo? Toda mamá pasa por esta disyuntiva en algún momento de su vida. Si ese es tu caso tal vez hayan opciones que aún no tuviste en cuenta. Acá te ayudamos a ver el panorama completo.

Guarderías: ¿es mejor inscribirlo o reforzar el vínculo materno?

Cada familia es un mundo y cada una tiene necesidades y posibilidades diferentes. Lo cierto es que podés evaluar alternativas en caso de que aún no quieras inscribir a tu bebé en una guardería. Podés contratar una niñera o dejarlo al cuidado de abuelos o tías. Lógicamente siempre se debe tratar de alguien con quien sientas la suficiente confianza para que cuide a tu bebé de la mejor manera posible.

Las mamás, lógicamente, siempre prefieren poner por encima de sus necesidades las de sus hijos, y es por eso que muchas optan por estar junto a él durante los 2 ó 3 primeros años de vida, reforzando así el vínculo. Pero antes de tomar esta determinación hay que tener en cuenta algunos puntos:

  • Si vos no estás bien, tu bebé no está bien.
  • Tu carrera profesional es tan importante como la del papá y no debería quedar relegada.
  • La realización personal es muy importante para cualquier mujer.

Si bien la mayoría de los profesionales remarcan que el ambiente ideal para un bebé menor a los 2 ó 3 años es el familiar, también muchos estudios indican que cuando los niños son enviados a guarderías capacitadas, con bueno profesionales, las diferencias son imperceptibles y que además le ofrecen al niño ciertas ventajas.

Los puntos a favor

  • La guardería garantiza una continuidad y ofrece al niño un punto de referencia estable y una constancia en los ritmos infantiles.
  • Las guarderías cuentan con personal cualificado y dedicado. También podrás encontrar niñeras con estas características que además le permitirán a tu bebé permanecer en su hogar. Aunque, claro, la opción niñera suele ser más costosa.
  • Las guarderías les ofrecen a los niños muchos estímulos, ya que permiten que los chicos socialicen y aprenden nuevas habilidades. Se les da la posibilidad de estar con otros. Además, estimula la creatividad.

Los puntos en contra

  • Los niños corren el riesgo de enfermar con más frecuencia. Si adquiere alguna infección es mejor no mandarlo a la guardería para evitar el contagio.

  • En el caso de los bebés es recomendable un centro infantil que cubra y respete todas sus necesidades de alimentación.

  • Los niños no siempre tienen el suficiente desapego para asistir a una guardería. Los bebés muy sensibles o con signos de sobreprotección requieren ser ayudados a vivir esta etapa lo más naturalmente posible, quizás con apoyo de los maestros.

¿Qué criterio determina la elección?

Al elegir si llevar o no al niño a la guardería, es muy importante tener en cuenta la edad del pequeño. Evidentemente, no es lo mismo si el niño tiene tres meses o si tiene un año. Con tres meses, el bebé es muy pequeño y necesita un entorno protegido y una tranquilidad y unos mimos que le puedan dar los abuelos o una niñera. En cambio, con un año, la guardería es una oportunidad para aprender cosas nuevas, conocer a otros niños y pasarla bien jugando. 

En conclusión

Las guarderías son una gran herramienta de ayuda a los padres, pero no son necesarias e indispensables para el desarrollo de los niños menores de tres años, ya que lo que aprendan en ellas también pueden adquirirlo en familia, estando en contacto con su entorno y desenvolviéndose en un ambiente natural.

Todo depende de la necesidad de cada familia y de cada mamá. Sí hay que saber que no se debe sentir culpa o remordimientos por elegir una u otra opción, y que los chicos tienen una fuerte capacidad de adaptación al entorno que se les ofrece.

Recordá consultar con tu pediatra si tenés alguna inquietud, él es quién más sabe sobre la salud de tu bebé.

compartir
facebook
twitter
email
facebook
twitter
whatsapp