Creciendo con tu bebé
Protección

¿Cómo evitar que tu bebé se atragante?

Tomar las medidas oportunas para que tu bebé no se atragante es tan importante como saber qué hacer en caso de que esto ocurra. Aquí te damos algunos trucos para que esto pase lo menos posible y, sobre todo, para evitar otros "sustos" mayores.

¿Cómo evitar que tu bebé se atragante?

Te tenemos una noticia: aunque se tomen todas las precauciones del mundo, lo más probable es que tu bebé se atragante en algún momento. Lo mismo que, cuando empiece a caminar, se va a caer, y luego se va a volver a levantar. Por eso es importante distinguir entre atragantarse y ahogarse.

Atragantarse vs. ahogarse

Atragantarse significa que la comida se queda enganchada a medio camino hacia el estómago. Puede ocurrir con trozos grandes, con comidas pegajosas, y hasta con agua. Todos nos atragantamos alguna vez; los niños están aprendiendo a comer, y es por esto que se atragantan más. Simplemente hacen un esfuerzo, o tosen, o carraspean, o hacen ruidos extraños, y se terminan comiendo el trozo de comida, o lo escupen y luego lo vuelven a tragar.

Ahogarse, en cambio, significa que la comida se va hacia el pulmón. Esto ocurre casi exclusivamente con alimentos duros y redondeados como caramelos, almendras, nueces, trozos de fruta o quesos. Al ir a morderlos pueden salir disparados y meterse en la tráquea. Por el mismo motivo no hay que dejar que los niños de menos de tres años se metan en la boca piezas pequeñas como tornillos, fichas de juegos, botones, pilas de reloj, etc.

 

Alimentos de riesgo

Algunos alimentos especialmente duros, como zanahorias crudas o algunos tipos de manzana pueden dar problemas porque se parten en trocitos pequeños y duros. La zanahoria se puede hervir y la manzana rallar o cortar en láminas. También han habido ahogamientos con alimentos muy redondos, en los que cuesta hincar el diente, como granos enteros de uva (basta con partirlos por la mitad) o salchichas.

De todos los tipos de alimentos, los caramelos duros son, según algunos estudios, los alimentos que causan más episodios de atragantamiento seguidos de otros dulces, la carne y los huesos o espinas.

De esto podemos deducir que son muchos los alimentos que provocan atragantamientos en los niños, siendo los más peligrosos aquellos que difícilmente se deshacen en la boca o vía respiratoria, o que tienen una forma tal que son capaces de bloquear el paso del aire.

 

 

¿Como prevenirlo?

  • No dejes objetos pequeños tales como alfileres, botones, joyas, etc. al alcance de los niños.

  • No dejes que los niños manipulen juguetes o aparatos eléctricos que contengan pilas de botón.

  • Cortá o partí los alimentos en pedazos pequeños y fáciles de morder y enseñale a tu bebé a masticar antes de tragar.



Recordá consultar con tu pediatra si tenés alguna inquietud, él es quién más sabe sobre la salud de tu bebé.

compartir
facebook
twitter
email
facebook
twitter
whatsapp