Creciendo con tu bebé
Estimulación

Los 5 sentidos del bebé: ¿qué hay que saber?

Durante los primeros meses de vida, tu bebé empieza a desarrollar rápidamente sus sentidos. Ya puede entretenerse con nuevos aromas, sonidos y texturas. En esta etapa, mediante el juego, la música y los masajes, podrás potenciar el vínculo con tu hijo. Mirá cómo.

Los 5 sentidos del bebé: ¿qué hay que saber?

Desde el comienzo podés estimular las nuevas destrezas y sus habilidades a través del juego y la diversión. En este proceso, tu bebé crece, se desarrolla y madura a un ritmo vertiginoso.

Perfecciona su capacidad de oír, afina su sentido de la vista, reconoce tu cara y, poco a poco, comienza a integrarse a la rutina cotidiana de la casa. Esta evolución sin precedentes continúa afianzándose a lo largo de los siguientes meses. Al principio, tu bebé recién nacido no emite sonidos diferenciados y se comunica sólo mediante el llanto. De a poco empieza a desarrollar las expresiones faciales y los movimientos corporales, por eso podés aprovechar para cantarle mientras lo acunás o para acompañar los movimientos, ya que esto estimula su respuesta al lenguaje. A medida que pasan las semanas vas a notar que cada vez tiene más inquietudes por el mundo exterior.

El tacto

Los primeros intentos de tocar objetos y palpar texturas aparecen en esta etapa. Al ser amamantado, por ejemplo, es bueno que tu bebé sienta tu piel en las manos. Dejalo que te toque el pelo, la cara y hasta un collar o unos aros, ya que es una manera de que se familiarice con tu cuerpo desde el tacto.

Otra oportunidad para ponerlo en contacto con diferentes texturas, colores y aromas es durante un paseo por la plaza o un jardín. Provocale cosquillas con el pasto, hacele escuchar el canto de los pájaros y compartí el aroma de una flor para integrar la experiencia con la estimulación sensitiva. 

Los sonidos

A los tres meses tu bebé empieza a disfrutar de su capacidad para hacerse oír y escuchar. El abanico de sonidos se expande y los distintos ruidos aparecen como gestos de emoción y entusiasmo ante las diferentes situaciones que le resultan interesantes y divertidas. Es bueno que celebres estas reacciones y las fomentes a través de nuevas experiencias que despierten la curiosidad de tu bebé.

No es necesario, entonces, que inviertas en juguetes sofisticados para despertar su curiosidad. El entorno cotidiano es entretenimiento suficiente para él durante esta etapa.

Maestros de ceremonia

Vos y su papá son los grandes “maestros de ceremonia”, encargados de mostrarle el mundo y guiarlo en la exploración a través de los sentidos. Sin ustedes la posibilidad de vivir nuevas experiencias quedan fuera de su alcance. Este rol de guía es esencial para que lo críes seguro, curioso e inteligente.

Recordá consultar con tu pediatra si tenés alguna inquietud, él es quién más sabe sobre la salud de tu bebé.

compartir
facebook
twitter
email
facebook
twitter
whatsapp